martes, 15 de abril de 2008

Me gusta silbar

Me gusta silbar
Desde muy pequeña, aprendí a silbar, y se convirtió en algo habitual para mí. Cuando estoy contenta y despreocupada, en vez de cantar, que provocaría lluvias, silbo. Sólo he parado en períodos de tristeza o cuando a los doce años una amiga en vacaciones me dijo que silbar ofendía a la Virgen. Bueno, en casa me corto porque a mi gato no le gustan los sonidos agudos, debe ser porque tiene esa capacidad para detectar los de alta frecuencia, dos octavas por encima del humano.

Puede ser algo heredado de mi padre, incluso tenemos un silbido en plan código: cuando quiere llamarnos a una gran distancia o entre una enorme multitud, su característico sonido llega a nuestros oídos lo suficiente para girar la cabeza y avistarle.

Me sorprendo yendo por la calle o el metro dando rienda suelta a mi optimismo...Pero la gente me mira extrañada y con poca empatía, como pensando: "¿qué hace ésta?". Entonces, me vuelvo a cortar. En Madrid no es habitual escuchar a la gente silbando, y menos a una chica; hasta el momento no he visto ninguna.

Pero cuando estoy en el campo, disfrutando de la soledad, ahí practico hasta que me canso. Desde la típica “La marcha del coronel Bogey” de "El puente sobre el río Kwai" (quedan bien ese tipo de canciones militares), a la que se me venga a la cabeza, incluyendo piezas de música clásica que termino destrozando a mi antojo, cambiando algunas notas para adaptarlas mejor a mis capacidades pulmonares.

Federico LuppiEn la película argentina Martín Hache, el protagonista Federico Luppi, le comenta a un amigo:

MARTÍN.- ¿Sabés que extrañaba yo de Buenos Aires?
Los silbidos.
La gente que anda silbando por la calle.
Aquí nadie silba por la calle.
Tardé en darme cuenta, tardé unos cuantos meses en darme cuenta.
Casi me vuelvo, me entraron ganas de volver, pero pasó.
Era absurdo, no podés volver a un lugar porque querés oír silbar a la gente.


Tener y no Tener. Si me necesitas, silbaOtra referencia cinematográfica inolvidable, aparece en Tener y no tener, donde Lauren Bacall le dice a Humphrey Bogart: "Si me necesitas, silba", aunque la verdadera frase decía: "No tienes que representar ningún papel conmigo, Steve. No tienes que decir nada ni hacer nada. Sólo silba. ¿Sabes silbar, no? Juntas los labios y soplas".
Siempre tengo la ventaja de que si se invierten los papeles, y un apuesto chico me dice que silbe, seré socorrida a toda prisa :-)

11 comentarios:

  1. http://es.youtube.com/watch?v=LNkpmoYztA0

    allalalalalaal

    ResponderEliminar
  2. Jajaja sí, Willie Fog tiene bastantes silbidos :) Qué tiempos.
    ¿Que me dices de Curro Savoy, el silbador profesional que hace poco descubrí en Buenafuente, marcándose las músicas de los spaguetti western de Clint Eastwood? :D
    http://www.youtube.com/watch?v=AiOWdw_J4DQ

    ResponderEliminar
  3. profesionales no valen...que cosas sabe hacer la gentee...

    ResponderEliminar
  4. Sergio Leone solia decir del gran clint que solo sabia hacer un psar de gestos...Pero que nadie los hacia como el...
    En sus peliculas, con sergio, nunca tiene nombre,en una es el "rubio" alias el bueno en otra "el zurdo" y en otras ni siquiera tiene nombre....
    Quiero desde aqui lanzar una gran ovacion por Clintttt....
    Y dar las gracias por tener unb sitio dobnde recordarle, silbidos incluidos.....
    Vivaaaaaaaaaaaa Clinttttttttttttttt

    ResponderEliminar
  5. Desde que Sergio Leone le dirigió, Eastwood ha evolucionado bastante, y sabe hacer algo más que un par de gestos :D Más quisieran otros haber triunfado solo con los spaguetti western que él hizo :P
    Aupaaaaa Clinttttt!!!!

    ResponderEliminar
  6. Una vez y hablando de silbidos contare una anecdota:)))
    ERamos jovenes y estabamos en torrejon de ardoz...No teniamos ya dinero eran las tantas y no queriamos esperar al "buho"...
    Ya no pasaban trenes y alguien dijo: hay hu... para ir andando por la via?
    Como machotes y muy colgados que estabamos dijimos que si...
    Andamos por la via desde torrejon a la uva de vallecas jajjajaajaaj
    Nos dolian los pies por que pisabamos los guijarros de la via....Y mientras avanzabamos silbabamos "el puente sobre el rio kwai" jajajajjajajajajj

    ResponderEliminar
  7. Tenía que ser un número veros por la vía del tren :PPP Pero genial lo de ir silbando, que no decaiga! :D

    ResponderEliminar
  8. Yo no soy muy buena silbando pero admiro la gente como vos que puede sacar una bonita melodía, que nos alegre un viaje, que nos hace tararear a nosotros esa canción que surgió en el silbido. Una cadena de vínculos musical.
    Martín Hache es una de mis películas favoritas, la vi varias veces y ahí conocí a Eusebio Poncela un actor que me encanta y que apareció hace poco en una peli argentina "Querida voy a buscar cigarrillos y vuelvo" en otro genial papel.
    Hermoso relato, me encantó. Un abrazo y qué lindo leernos, gracias al concurso descubrimos nuestros blogs :-)

    ResponderEliminar
  9. Maria Virginia, la verdad es que silbar es relajante. Con todas las cosas que están sacando ahora para calmar la ansiedad, no me extrañaría que a alguien se le ocurriera la "silboterapia" :P

    Eusebio Poncela es un gran actor, apunto la película que recomiendas a ver si puedo encontrarla, gracias.

    Otro abrazo grande para ti, es estupendo leernos, ciertamente, me enriquece mucho contactar con personas como tú :-)

    ResponderEliminar
  10. Llegué aquí, a este texto, gracias a mi amigo Sudakia.

    Mi padre silbaba todo el tiempo. Lo escuchábamos volver a casa desde cientos de metros de distancia, él venía silbando. Eso nos demostraba que venía de buen talante. La ausencia del silbido era un mal presagio.

    Lo extraño.

    Me encanta la gente que silba.

    Abrazos desde Argentina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miriam, un placer que hayas visitado mi blog a través de Sudakia y te hayas animado a escribir.
      El recuerdo de tu padre silbando es precioso, en todos los casos suele ser un signo de buen humor. Son esas cosas que se quedan grabadas y permencen a través de los años, es normal que lo eches de menos. Pero recuerda...¡tu también puedes silbar! :-)

      Un abrazo fuerte desde Madrid, España.

      Eliminar

Gracias por participar en Mi Matrix Particular. Te esperamos pronto.

Comparte

© Trinity

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...