lunes, 26 de mayo de 2008

Jardín El Capricho

Tenía muchas ganas de visitar el parque, y por fin la lluvia cesó el sábado por la mañana y pude acercarme. Este maravilloso paraje fue comprado por la Duquesa de Osuna en 1773, convirtiéndolo en su casa, lugar de paseo y recreo.

Cuando nos adentramos en el Jardín del Capricho debemos estar preparados para las sorpresas. El propio trazado es laberíntico. Caminando por sus avenidas y senderos podemos descubrir caprichos tan fascinantes como un abejero, un fuerte, un embarcadero, una ermita, una gruta secreta, la casita de la vieja o un templo dedicado al dios Baco.

El Capricho se convirtió en uno de lugares más divertidos del momento. Eran famosísimas sus fiestas que se iniciaban con la llegada de la primavera. Reyes, nobles, escritores, poetas y pintores disfrutaron en sus jardines de espléndidas veladas musicales, bailes elegantes y juegos de lo más variado.

Como curiosidad, comentar la existencia de un bunker. Durante la guerra civil el general Miaja estableció en su subsuelo su cuartel general, para lo cual fueron excavados túneles y galerías de gran extensión.

En 1985 el ayuntamiento de Madrid lo compró y comezaron las reformas, que continúan hoy en día. Está estupendamente cuidado, sólo abre los fines de semana, no está permitida la entrada de perros ni bicis y hay un número máximo de visitantes al día. Un rincón de Madrid que es un gusto para los sentidos.

Casita de la Vieja, con frescos en el interior de influencia pompeyana

Exedra en honor a la duquesa de Osuna, con esfinges alrededor, en la plaza de los Emperadores

Laberinto por donde correteaban los invitados

Palacio

Templete en honor a Baco, dios del vino y la fiesta

Fortín donde se jugaba a las batallas. Al lado, el embarcadero donde los invitados subían a barcas, y a través de la ría, llegaban al Casino de Baile

Vista panorámica de un rincón del parque

Ermita, donde vivían dos ermitaños auténticos

Casa de cañas en el lago, de influencia oriental
Cisnes con crías en el lago

Casino de Baile, con la estatua de un jabalí y las escaleras con dos bifurcaciones: por una subían las damas y por otra los caballeros

8 comentarios:

  1. Tienes que venir un día, es de ensueño :)

    ResponderEliminar
  2. Algun dia bella amiga:))))

    ResponderEliminar
  3. Madre mía, me habían hablado maravillas del lugar pero ya tus fotos me han dejado claro que no puedo pasar más tiempo sin ir a visitarlo... que sitio!
    Felicidades por las fotos.

    ResponderEliminar
  4. Me alegra que te hayan gustado las fotos, Javier. Visítalo cuanto antes, es un lugar hermoso para pasear y perderse :)

    ResponderEliminar
  5. Maravilloso rinconcito a muy pocos minutos del centro de Madrid, ¡Ójala hubiera muchos más como este!

    ResponderEliminar
  6. Qué familia de buenas fotógrafas! encantada de conoceros a tí ya tu madre.. a ver si nos encontramos algún día por allí haciendo fotos :)
    Un saludos y gracias por el comentario tan cariñoso!
    Te sigo pero a tu madre no he podido, no encuentro los seguidores..
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Hola Isabel, gracias por tu piropazo y por la visita, ojalá que un día nos encontremos por estos parques madrileños :-). Lo de mis buenas fotos, en fin, son con móvil, pero se hace lo que se puede. Y un gusto pasarme por tu blog, a ver si profundizo un poco porque tienes temas realmente interesantes.

    Mi madre ya tiene activado los seguidores, ya sabes, "fantasmas" de blogger, que a veces se desconfigura.
    Besos!

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Mi Matrix Particular. Te esperamos pronto.

Comparte

© Trinity

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...