domingo, 7 de diciembre de 2008

Lenguaje universal

Apresuraba el paso porque llegaba muy justa a la rehabilitación. Delante de mí iban tres niños chinos, uno más mayor de unos ocho años en el medio, y en cada mano dos más pequeños, un niño y una niña de entre tres y cuatro. Van hablando en chino. El pequeñito, que lleva una magdalena en la mano, tiene los pantalones medio caídos y termina tumbado en el suelo, llorando. Su hermano intenta levantarlo pero no puede con él. Me acerco institivamente, sonrío, elevo al chiquitín mientras su hermano le sube los pantalones. Le doy unas palmaditas en el pompis y le digo cariñosamente: "claro, así, que no puedes ir con el culete el aire" :) El mayorcito susurra: "gracias". Les vuelvo a sonreir y acelero el paso, mientras les digo adiós con la mano. De repente, miro hacia la derecha, y veo que el pequeñajo iba paralelo a mí, se había adelantado a sus hermanos y corría a mi lado mirándome con una gran sonrisa, enseñando sus perfectos dientes de leche, mientras la magdalena permanecía intacta en la mano. Me quedo mirándole: "ay, que tengo mucha prisa, bueno venga". Esperamos a que lleguen sus hermanos que iban un poco más atrás. La niña lleva un enorme papel con un rey mago dibujado; dentro del cuerpo de la figura, la profesora ha escrito un texto de buenos deseos para que pidan lo que quieran. Lo leo en alto y les digo: "qué bonito, esto está genial, así los reyes os traerán muchas cosas". Devuelvo el papel sin parar de sonreirles. Le pregunto al niño mayor quién es más grande de los pequeñajos, y responde algo que no escucho bien, pero que no resulta coherente con lo que pregunto. En ese momento me doy cuenta de que no entienden bien español. No importa, seguimos con las sonrisas. Sólo llevaba un caramelo, y se lo doy al chiquitín, diciéndole a los otros que me perdonaran, pero que no tenía más, que otro día traía y les daba a todos, mientras les hacía una caricia a cada uno en la cabeza. Les digo adiós de nuevo con gestos, responden al saludo, muchas sonrisas, acelero. Me doy la vuelta cada poco, agitando la mano, se despiden con una gran sonrisa continuamente. Cruzo la calle, y desde el otro extremo, echo una ligera mirada, pensando que van a su bola y ya no están pendientes de mí. La preciosa niña me seguía con la vista. Volví a apresurarme.

Ya no se ven niños que regresan solos del colegio, parecían los de nuestra generación en los años 70, cuando el hermano mayor se encargaba de los pequeños, llevándolos y trayéndolos. Hoy en día todos los menores van con algún adulto, en este caso parecía que el trayecto del cole a la tienda de todo a un euro era corto, pero se puede complicar de la manera más tonta. No quiero imaginar lo que podría sucederles si topan con alguien malintencionado :(

Y lo que más me alucina, es la importancia del lenguaje no verbal: el cálido tono de la voz, el tacto, el contacto suave, las sonrisas, las miradas, los gestos...Nos enseñan la palabra como máximo exponente de la comunicación, y relegamos a un segundo plano otras formas igualmente válidas, que en ocasiones resultan más eficaces.

4 comentarios:

  1. Me ha encantado esta historia. Y sí, es verdad que ya no se ven tantos niños por la calle solos. Son otros tiempos!

    ResponderEliminar
  2. Hoy pasé por el mismo sitio donde me los encontre, y el niño mayor estaba jugando al balón con una niña también china de su edad. La pelota llegó a mis pies y se la devolví. Me reconoció y me saludó con un gran "holaaaaa", sonrisa en boca :)

    ResponderEliminar
  3. Bonita anécdota. Ciertamente creo que son los actuales guetos sociales los que administran las posibilidades de como se comenta, poder ver a niños solos yendo o volviendo de la escuela. Supongo como principal causa o responsable de este hecho a la inseguridad ciudadana que hoy es multiplicada por cien si la comparamos con la de entonces, cuando nosotros íbamos y volvíamos solos del cole. Sumado esto a la cauta protección de los padres, que evitan como les es posible que esto ocurra, y me refiero al auto-desplazamiento de los niños/as al colegio, aún estando este cerca de su domicilio. La verdadera lástima es que con la degradación del todo en general, esto no se volverá a ver en las calles de nuestro barrio, ni de nuestra ciudad. Es más, creo que como todo, irá a peor.

    Un saludo,
    Atte. Luis G.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LuisGBlogger, llevas razón, la sociedad ha evolucionado y cambiado tanto en unos pocos años, que esa inseguridad que comentas, ha aumentado. Los padres no quieren dejar solos a los niños porque temen que los rapten o asesinen, por desgracia hemos visto muchos casos así en estos últimos años en España.

      En nuestro barrio también había delincuencia, pero era cosa de adultos, a los niños no les pasaba nada, y la palabra pederasta es que ni la conocíamos.
      Ya a peor, creo que no puede ir el país en general, así que vamos a esperar la luz al final del túnel.

      Gracias por venir a comentar, un saludo.

      Eliminar

Gracias por participar en Mi Matrix Particular. Te esperamos pronto.

Comparte

© Trinity

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...