viernes, 28 de mayo de 2010

Me dopo con la yerbabuena

Desde jovencita, me encanta oler la yerbabuena. Si estoy de vacaciones, crece en los jardines, y como hay muchísima, suelo coger siempre para tener en casa. Si estoy en Madrid, me la suelen traer, la coloco en un mini tarrito con agua, la pongo en la habitación, y lo primero que hago al levantarme, es tocar las hojas para avivar el aroma, y meter las narices de lleno entre las ramitas. Me relaja a tope, y lo asocio siempre a buenos momentos. Es como una droga, un enganche que tendré toda mi vida, pero creo que inocuo.


A Bergie no parecen interesarle mucho las plantas aromáticas. Aún así le metió un bocado a una hojita para probar. No sé si son más verdes sus ojos o la yerbabuena.

6 comentarios:

  1. A mi me encanta, tengo en tiesto de hecho (te echarán raices en agua si lo mantienes varios dias). Besos.

    ResponderEliminar
  2. Has probado el té moruno?

    Preciosas fotos y, sí, el aroma de la hierbabuena crea adicción.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. BertilM, por más que las tenga en agua no llegan a echar raíces, se suelen secar antes.

    Gracias Juan Antonio. Sí, soy una adicta al té moruno, lo tomo a menudo :)

    ResponderEliminar
  4. Ya nos contarás cómo haces para mantenerla con esa pinta.
    Yo también soy un adicto a su olor.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Ummmm, qué buena la hierbabuena (valga la redundancia), y qué guapo tu gato (vaya, sólo me salen pareados :-))
    besos

    ResponderEliminar
  6. Javier, pues se mantiene sola, únicamente voy cambiando el agua, y aunque al final termina muriendo, aguanta unos cuantos días estupenda.

    Alice, gracias por tus hermosos pareados, mi gato se pone tontorrón con los halagos :).

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Mi Matrix Particular. Te esperamos pronto.

Comparte

© Trinity

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...