miércoles, 19 de octubre de 2011

¡Al foso!

En las casas de planta baja, suelen aparecer hormigas, sobre todo en verano. Es una verdadera guerra lidiar con ellas, puesto que salen de rendijas pequeñas, de lugares inimaginables. Normalmente, se compra veneno y se intenta eliminarlas, o se cierran los agujeritos de los que salen, con silicona, cemento o lo que se pueda, pero no siempre es del todo eficaz, pues vuelven a aparecer.

El problema del gato venía cuando sin querer, al meter la naricilla para coger su pienso, algún trocito se salía del comedero. No sé de qué estará hecho este alimento, pero las hormigas lo detectan a muchísimos metros, así que en cuanto me descuidaba, había una hilera de ellas en peregrinación hacia el pequeño manjar. Y claro, no se contentaban solamente con el granito caído, sino que al descubrir todo el pastel, se metían en el comedero y lo invadían completamente.

Este año mi madre inventó una solución muy sencilla, basada en los castillos medievales :-p. Puso un platito lleno de agua debajo del recipiente de vidrio que contiene la comida, de manera que cuando alguna hormiga quería acercarse al cuenco, primero tenía que pasar por un pequeño tramo de agua hasta ascender al "castillo" de alimento. Y ahí iban cayendo cada día unas poquitas, al foso, de manera que el gato ya no tuvo problemas y nos libramos de este problemilla de una manera bastante sencilla.


7 comentarios:

  1. Yo pondría también los cocodrilos, pues las hormigas van a acabar hallando la forma de salvar el agua :D

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja, a los cocodrilos se los meriendan, son voraces :)

    ResponderEliminar
  3. A eso se le llama: sentido común.
    Al menos hasta que las hormigas consigan piraguas...

    Salu2

    ResponderEliminar
  4. Jajaja Toni, pues creo recordar que en "Cuando ruge la marabunta", aquella peli que salía una plaga de hormigas en Brasil, cortaban trozos de hojas de árboles, se ponían encima y cruzaban ríos.
    Gracias por pasarte, un beso.

    ResponderEliminar
  5. Has probado las galletitas?? a ver si van a estar buenas y tu desperdicíandolas con el gato! :D

    Con mis mininos no valdría ese truco, son mas destroyer que las hormigas y es dificil conseguir que el cuenco no se mueva de su sitio

    ResponderEliminar
  6. Jajaja Neko, cuando huelo "las galletitas" no me dan ganas de comerlas.
    ¿Seguro que lo que tienes en casa son gatos? Lo mismo son panteras, no me imagino eso de mover de sitio el cuenco :D. Besitos

    ResponderEliminar
  7. Hola hija, menos mal que con esta pequeña idea, por esta vez se solventó la papeleta, espero no tenga que buscar otra, porque las hormigas hayan encontrado la manera de llegar nuevamente a la comida, un beso

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Mi Matrix Particular. Te esperamos pronto.

Comparte

© Trinity

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...