domingo, 9 de octubre de 2011

Caprichito veraniego

Mi ordenador de sobremesa es muy potente, con lo cual estoy bastante contenta durante todo el año y no echo de menos un portátil, pero en cuanto llegó el verano y pensé que tenía que estar sin internet, dije "esta vez no". Así que vi una oferta muy buena en "The Phone House" y compré un netbook por su web (en tienda no les quedaban), el Packard Bell DOT-SE/W-302SP.

Las vacaciones han sido mucho más entretenidas pudiendo hacer cosas básicas como mirar el correo, chatear, ver películas en la cama, descargar las fotos, navegar lo justito, porque allí no había apenas cobertura 3G y el modem usb iba como una patata, pero bueno, menos es nada. Los de Jazztel nos aseguraron en tres llamadas antes de contratarlo que en esa localidad había una cobertura del 97%, pero era mentira.

Lo de irse al bar del pueblo de al lado que tenía wifi gratis solamente lo probé una vez. Allí iba a toda caña, hasta hice videoconferencia, que generalmente odio la webcam, pero que los paletos estén mirando o haciendo comentarios no mola. Supongo que daba un poco el cante, aunque el netbook es muy pequeñito, porque la mayoría de la gente que aprovecha el wifi de allí usa sus móviles, pero bueno, quería probarlo mientras me tomaba un tinto de verano.

Incluso lo llevé un día al río y ahí estuve entretenida un rato. Increíblemente el "pincho" cogía más velocidad, así que aproveché para subir unas fotos. Y la imagen es de ese día, rodeado de bolsas en que las amigas traían ciruelas caseras, pipas en la mesa para compartir, piedrecitas para jugar a las cartas, un bañador secándose encima de la barbacoa...lo típico.

Ahora me han regalado una funda monísima y seguramente me lo lleve algún día por Madrid, que ya oscurece muy pronto y empieza a hacer frío, así que mientras espero la hora de la película o la exposición, lo mismo entro a tomarme un café y a hacer algun post de este blog desde fuera de casa ;-).

11 comentarios:

  1. ¿Todavía lo tienes? Yo desde hace años (y desde que existen los netbooks, claro), a veces salgo 'de bares' con el portátil. Iba mucho a un bar con enormes cristaleras que miraban al mar; además, tenía una enorme terraza. Eso sí, coger sitio para sentarse en una mesa era tarea ardua, pero esperando un rato conseguías una al lado de las tomas de electricidad. Iba casi siempre con unos amigos, así lo que hacíamos en casa, como navegar o trabajar con el ordenador, lo hacíamos juntos en el bar y de paso charlábamos. Ésa fue la época en la que no tenía un pincho USB, así que siempre buscábamos sitios con Wi-Fi ' de gratis'.
    Este invierno sí tuve pincho, pero no lo he podido usar en el campo. Sería estupendo navegar en internet debajo de un pino, je. :D

    ResponderEliminar
  2. Sí lo tengo, acaba de cumplir 1 año, y aunque quería ir a lugares públicos con wifi, como tú, por salir de casa y pasar el rato, al final no lo he hecho, no tengo ese amigo-a para charlar con el netbook en mano :D De todas formas siempre está pendiente ir por ejemplo a un lugar como la filmoteca, que sí tiene wifi y estar allí un par de horas cacharreando y tomando algo hasta que empiece una peli.

    La verdad que estar debajo del árbol y cerca del río, aunque fuera a velocidades irrisorias con el pincho, tiene su gracia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Yo sí tengo colegas que les gusta salir 'de portátiles' por ahí; y es que tanto a ellos como a mí no nos gustan los bares, así que si vamos normalmente es con tecnología encima. :D

    Hace mucho que no estoy en un bar en plan 'tomar algo' ni sola o con otra/s personas. Si puedo intento quedar con mis colegas aunque sea sentados en el bordillo de una acera.

    ResponderEliminar
  4. Jajaja muy bueno el término "ir de portátiles". En lo que cuentas se ve la diferencia de edades, en mi generación nadie hace eso y menos se sientan en los bordillos de aceras XD. La gente es muy "señorita" o se creerán que hacen el ridi, o que es una falta de educación hacia el otr@, el caso es que nos aposentamos bien en terrazas y bares, pero sin "cacharritos" por medio, a no ser el típico-a que está ligando con los whatsapp y mira bastante el móvil totalmente hipnotizado y dando el cante.

    ResponderEliminar
  5. Ehhhh, ehhhh, que somos treintañeros, ¿eh? Pero tenemos todos complejo de 'piterpanes'. :P

    ResponderEliminar
  6. Buenooooo, buenooooo, los que te cuento también son treintañeros, pero deben estar más cerca del 4 que del 3, o disimulan bien el complejo de Peter Panes XD.
    Te echaba veintipocos :D

    ResponderEliminar
  7. Más quisiera, ñec, ñec.
    Muchosde mis colegas también están próximos al 4; incluso alguo supera esa barrera y náh, seguimos como críos. Creo que es la soltería que nos ha hecho así.

    ResponderEliminar
  8. Los que te cuento también están solteros, pero no hacen cosas de críos. Emigro a tu pueblo :)

    ResponderEliminar
  9. ¡Vente!

    Tendrías mar, naturaleza al lado de casa, brisa en verano, inviernos suaves y chupipandi que se va de portátiles por ahí o que puede pasar la tarde sentada en una acera, debajo de un pino o en un jardincito del parque. ¡Anímate!

    ResponderEliminar
  10. Aysss! Justo hace ahora 10 años que estuve en La Coruña, es una tierra preciosa, pero no sé si aguantaría los inviernos, no me gusta el aire, la lluvia ni el cielo gris. Pero que SEPASSSSS que los planes con la chupipandi me tiran :).

    ResponderEliminar
  11. ¿Has estado en Coruña? :O

    Ha cambiando mucho desde entonces. A mí tampoco me gusta la lluvia ni el viento gris, pero en Coruña no llueve tanto como en otros lugares de Galicia; eso sí, la brisilla a veces te toca las narices.

    Por lo demás, pasarlo bien en la calle (que es un plan que me encanta), hace que no haya cogido las maletas y me haya ido de aquí hace tiempo. Compensa.

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Mi Matrix Particular. Te esperamos pronto.

Comparte

© Trinity

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...