sábado, 29 de octubre de 2011

Los humanos se enamorarán de los androides

"Los androides serán una nueva clase de humanos"
Este catedrático japonés ha creado diversos robots, uno de ellos a su imagen y semejanza que, en ocasiones, lo reemplaza como profesor

En una de las escenas del clásico de ciencia ficción "Blade Runner" (1982) el dueño de la empresa que fabrica a los replicantes -seres hechos gracias a la ingeniería genética- afirma que su lema es "más humanos que los humanos". Lo que en aquél momento era algo profético se está convirtiendo en realidad gracias a Hiroshi Ishiguro, uno de los máximos expertos en inteligencia artificial e interacción entre humanos y robots.

Entre sus grandes logros, este catedrático de la Universidad de Osaka (Japón) y líder de la ATR Hiroshi Ishiguro Laboratory, están la creación de los androides Geminoid H1-2, una copia fiel del propio Ishiguro, y la Geminoid F, su versión femenina. Ambos se convirtieron hace pocos días en la imagen del 44º Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya (el festival de cine de Sitges), que este año rendía tributo al décimo aniversario de la película "Inteligencia Artificial", de Steven Spielberg, a partir de una idea de Stanley Kubrick.

Prototipos al servicio de la sociedad, como una androide-enfermera
El proyecto Geminoid empezó en el 2005 y, desde entonces, el doctor Ishiguro ha ido perfeccionando sus androides como en el caso del Geminoid F -una actriz robot que el año pasado estrenó una obra teatral- y el Actroid F, una robot enfermera programada para cuidar a los enfermos de un hospital, o el Geminoid DK, que posee algunas de las cualidades de los humanos como el habla, el pestañeo, la sonrisa, la respiración, la textura de la piel o incluso el pelo. Ante nuestra incredulidad e insistencia en las preguntas, el doctor Ishiguro exclama:"¿Crees que soy humano?¿Cómo puedes saber que no soy un androide?". Cuando estaba a punto de pellizcarle me confesó que sus robots están programados ante ciertos estímulos así que la duda, entre bromas, permanecía en el ambiente.

En dos años podría desarrollarse un robot-mayordomo para el hogar
Gracias a sus inventos, podríamos aventurar que en un futuro no muy lejano, si los androides son capaces de hacernos compañía, también podrían tener una función sexual y borrar de la memoria colectiva la tan consabida frase de "Ay cariño, hoy no me apetece, que tengo jaqueca". Aquí entran en juego el sexo y los sentimientos, algo difícil de programar hoy en día pero no imposible: "Lo que convirtió Internet en un fenómeno de masas fue el sexo y con los androides pasará más o menos lo mismo. En cuanto produzcan placer se fabricarán muchísimos, pero por ahora estoy más preocupado en otras cosas", afirma Ishiguro.

Le entrevisto un domingo por la tarde y le confieso que estoy un poco harto de trabajar los festivos, por lo que le pido que cree un robot-periodista para que me sustituya y responde: "¿Tienes 100.000 euros?". Después de reirnos, añade: "De hecho, uso mi geminoide para dar clases en la universidad, un amigo lo dirige y modifica la voz para reemplazarla por la mía. Como cada año enseño lo mismo a los estudiantes japoneses y éstos nunca preguntan nada, grabo las lecciones y así reciben los mismos conocimientos".

¿Cuándo será posible tener un robot-mayordomo en casa?
La tecnología es algo difícil de predecir, pero estamos preparados para que en dos años contemos con todos los mecanismos tecnológicos para desarrollar un androide de estas características. Pero como te digo, tal y como pasó hace unos años con Internet, los teléfonos móviles o los ordenadores, no podemos calcular exactamente el ritmo con el que irá avanzando la tecnología.
Pues, la verdad, da un poco de miedo el ritmo frenético con que evoluciona todo.
No olvidemos que la sociedad actual está controlada por sistemas de ordenadores. De hecho, los robots son una extensión y evolución de las computadoras y lo hemos de aceptar así.
Ya que ha creado a estos robots con apariencia humana, ¿los usaría para que cuidaran de sus hijos o de los abuelos?
Cabría esa posibilidad porque, al fin y al cabo, todo se limita a la apariencia. A simple vista, mis hijos no entenderían lo que es un androide y como no podrían apreciar la diferencia entre un humano y el robot, acabarían aceptando que les cuidara porque serían incapaces de distinguirlo.
Sobre todo porque ha creado a los geminoides con algunas de nuestras funciones como la respiración, el parpadeo...
Sí, es verdad. En los últimos años me estoy centrando en la apariencia y en el comportamiento y como en Japón tenemos varias compañías como Honda o Toyota, que están perfeccionando los androides, si trabajáramos conjuntamente, en un futuro no muy lejano podríamos crear algo realmente asombroso. Igual que un humano y que interaccione como él. De hecho, los humanos se enamorarán de androides.
Pero a sus prototipos les falta algo tan fundamental como el sentido común, ¿logrará incorporarlo?
Aún no podemos programar el sentido común y es lo que intentamos hacer a través de nuestras investigaciones. Por ahora estamos trabajando en enviar órdenes a los androides con señales cerebrales y, aunque disponemos de la tecnología necesaria, el gobierno nos impide hacer implantes en el cerebro si no es con fines terapéuticos. Seguro que, dentro de unos años, podremos imitar a los humanos en cuanto a conocimiento y sentido común y ambos actuarán socialmente sin problemas. Estoy convencido de que los androides serán una nueva clase de humanos, por ello, mi gran interés es descubrir cómo somos realmente.
¿Cree que las personas no sabemos lo que somos o de qué estamos hechos?
Nosotros somos máquinas moleculares muy complejas. Actualmente hay gente que tiene piernas, brazos o manos biomecánicas. Poco a poco, estamos reemplazando nuestros cuerpos por máquinas. La clave es que el cuerpo es lo que, en principio, distingue a unos humanos de otros, pero ya no es la seña de identidad. En mi cultura, hace varios siglos, si a una persona le faltaba algún miembro no era considerada como tal.
La Geminoid F es la androide con apariencia femenina

Fuente: Revista Pronto, 22-10-2011

Noticia en La Vanguardia

miércoles, 19 de octubre de 2011

¡Al foso!

En las casas de planta baja, suelen aparecer hormigas, sobre todo en verano. Es una verdadera guerra lidiar con ellas, puesto que salen de rendijas pequeñas, de lugares inimaginables. Normalmente, se compra veneno y se intenta eliminarlas, o se cierran los agujeritos de los que salen, con silicona, cemento o lo que se pueda, pero no siempre es del todo eficaz, pues vuelven a aparecer.

El problema del gato venía cuando sin querer, al meter la naricilla para coger su pienso, algún trocito se salía del comedero. No sé de qué estará hecho este alimento, pero las hormigas lo detectan a muchísimos metros, así que en cuanto me descuidaba, había una hilera de ellas en peregrinación hacia el pequeño manjar. Y claro, no se contentaban solamente con el granito caído, sino que al descubrir todo el pastel, se metían en el comedero y lo invadían completamente.

Este año mi madre inventó una solución muy sencilla, basada en los castillos medievales :-p. Puso un platito lleno de agua debajo del recipiente de vidrio que contiene la comida, de manera que cuando alguna hormiga quería acercarse al cuenco, primero tenía que pasar por un pequeño tramo de agua hasta ascender al "castillo" de alimento. Y ahí iban cayendo cada día unas poquitas, al foso, de manera que el gato ya no tuvo problemas y nos libramos de este problemilla de una manera bastante sencilla.


domingo, 16 de octubre de 2011

La belleza siempre subsiste en el recuerdo

Mi cuerpo griposo pedía un clásico la noche del sábado, y puse "Esplendor en la hierba" ("Splendor on the grass", Elia Kazan, 1961).

Aunque la había visto ya un par de veces, y se desarrolle en otra época, un nudo en la garganta va poniéndose a medida que transcurre la cinta. Le pasará lo mismo a quien haya tenido una juventud muy marcada por los padres, y a quien haya vivido ese primer amor apasionado, loco, especial, entregado, único e irrepetible.

Y retumba en mi cabeza el precioso poema que aparece en la película, y que alguna noche que otra, pedían los oyentes al crítico de cine Carlos Pumares, en su mítico "Polvo de estrellas", y que él desgranaba en las ondas aquellas lejanas madrugadas de los años 80'.

William Wordsworth. "Ode: Intimations of Immortality from Recollections of early Childhood"
What though the radiance which was once so bright
Be now for ever taken from my sight,
Though nothing can bring back the hour
Of splendour in the grass, of glory in the flower;
We will grieve not, rather find
Strength in what remains behind..
Traducción:
William Wordsworth. "Oda a la inmortalidad"
Aunque mis ojos ya no puedan ver ese puro destello, que me deslumbraba.
Aunque ya nada pueda devolver la hora del esplendor en la hierba,
de la gloria en las flores, no hay que afligirse.
Porque la belleza siempre subsiste en el recuerdo.

Natalie Wood lee en clase de literatura un fragmento del poema

domingo, 9 de octubre de 2011

Caprichito veraniego

Mi ordenador de sobremesa es muy potente, con lo cual estoy bastante contenta durante todo el año y no echo de menos un portátil, pero en cuanto llegó el verano y pensé que tenía que estar sin internet, dije "esta vez no". Así que vi una oferta muy buena en "The Phone House" y compré un netbook por su web (en tienda no les quedaban), el Packard Bell DOT-SE/W-302SP.

Las vacaciones han sido mucho más entretenidas pudiendo hacer cosas básicas como mirar el correo, chatear, ver películas en la cama, descargar las fotos, navegar lo justito, porque allí no había apenas cobertura 3G y el modem usb iba como una patata, pero bueno, menos es nada. Los de Jazztel nos aseguraron en tres llamadas antes de contratarlo que en esa localidad había una cobertura del 97%, pero era mentira.

Lo de irse al bar del pueblo de al lado que tenía wifi gratis solamente lo probé una vez. Allí iba a toda caña, hasta hice videoconferencia, que generalmente odio la webcam, pero que los paletos estén mirando o haciendo comentarios no mola. Supongo que daba un poco el cante, aunque el netbook es muy pequeñito, porque la mayoría de la gente que aprovecha el wifi de allí usa sus móviles, pero bueno, quería probarlo mientras me tomaba un tinto de verano.

Incluso lo llevé un día al río y ahí estuve entretenida un rato. Increíblemente el "pincho" cogía más velocidad, así que aproveché para subir unas fotos. Y la imagen es de ese día, rodeado de bolsas en que las amigas traían ciruelas caseras, pipas en la mesa para compartir, piedrecitas para jugar a las cartas, un bañador secándose encima de la barbacoa...lo típico.

Ahora me han regalado una funda monísima y seguramente me lo lleve algún día por Madrid, que ya oscurece muy pronto y empieza a hacer frío, así que mientras espero la hora de la película o la exposición, lo mismo entro a tomarme un café y a hacer algun post de este blog desde fuera de casa ;-).

sábado, 8 de octubre de 2011

Lección de vida

El discurso de Steve Jobs en la Universidad de Stanford en 2005, en la ceremonia de graduación, es toda una lección de vida. Se te caen las lágrimas de la pasión que transmite y los ideales que quiere hacer llegar a los jóvenes.




Discurso en PDF

martes, 4 de octubre de 2011

Caminos

Hay que caminar, aunque hayamos entrado en el tristón otoño. Y mientras la luz no se vaya del todo, intentaré seguir moviendo las piernas.

 Camino que transitaba en verano, por Castilla

Camino que transito ahora, por Madrid

Comparte

© Trinity

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...