lunes, 13 de mayo de 2013

Película "Amor"

Por fin he podido ver "Amor" (Amour), de Michael Haneke, la película que se ha llevado todos los premios este año: la Palma de Oro en el Festival de Cannes, los premios César, el Oscar a mejor película de habla no inglesa, el Bafta a mejor película extranjera, y así podría seguir enumerando muchos más.

La última buena noticia es que Haneke acaba de recibir el Premio Príncipe de Asturias de las Artes.

La película es una obra maestra, aunque para mí fuera todo previsible desde el primer momento, eso no le quita un ápice de calidad. Y el hecho de que aunque no tenga nada que ver en cuanto a la relación de los personajes, entorno y contexto, me recuerde a "Million Dollar Baby", de Clint Eastwood, tampoco le resta valor. Lo importante es cómo lo cuenta Haneke.

Ya que me cuesta mucho escribir sobre una película, mejor dejo una crítica con la que estoy totalmente de acuerdo y que expresa mi sentir, del maestro Jose Manuel Escribano, crítico de cine al que el buen gusto le corre por las venas. Se le puede escuchar en su sección semanal "El callejón del Escribano" en el programa de radio "La Rosa de los Vientos" en Onda Cero, y publica sus trabajos en la web El SuperDiez, de donde procede este texto, y que gentilmente ha dejado que comparta aquí. ¡Gracias Jose Manuel!.

Lleva 18 semanas en el nº1 de la lista de El SuperDiez


Crítica de José Manuel Escribano | 13-01-2013

Jose Manuel Escribano
Huelga presentar a Michael Haneke. Después de Caché, La pianista, Código desconocido, El tiempo del lobo, Funny games –las dos versiones-, La cinta blanca, El vídeo de Benny, –citadas sin ningún orden cronológico, qué más da-, la obra del director austríaco –nacido en Munich, en marzo hará 71 años- es sobradamente conocida y valorada. A todos los reconocimientos y premios conseguidos, hay que añadir los de su última obra: Amor ha ganado la Palma de Oro en Cannes y los premios del cine europeo para la película, el director y sus protagonistas; más cuatro nominaciones a los Oscar –incluidas película y director-, cuatro a los Bafta británicos y casi todas las posibles como película de lengua no inglesa.

El argumento es sencillo, y los protagonistas, prácticamente solo dos: un matrimonio de ancianos. Georges y Anne han sido profesores de música y ahora, ya octogenarios, gozan de una existencia apacible y disfrutan de los buenos conciertos y de los éxitos de sus antiguos alumnos. Tienen una vida acomodada, ocupan un buen piso y parece que no les falta de nada. Incluso están acostumbrados al desapego de su hija, que viaja constantemente acompañando a su marido, también músico. En realidad, no necesitan su atención ni sus cuidados; están acostumbrados y se bastan el uno al otro. Hasta que Anne sufre un ataque que la deja semiparalizada y en un estado de progresivo deterioro. Georges, entonces, se dedica por completo a su mujer, tratando de organizar la vida de ambos de la mejor manera que sabe y puede. Al desconcierto inicial le sigue la voluntad de imponerse a las dificultades, crecientes cada día; y luego llega el dolor, la rabia y la impotencia.

Los veteranos Jean-Louis Trintignant y Emmanuelle Riva –con la presencia fugaz de la siempre magnífica Isabelle Huppert- ofrecen un maravilloso recital bajo la exacta batuta de su director. Haneke mueve a sus intérpretes y se desplaza él mismo por el único escenario con una sencillez y un rigor extraordinario. Mantiene el punto de vista lo suficientemente cercano para que podamos entrever el alma de sus personajes, pero con la necesaria perspectiva para que no nos aturda la posibilidad –tantas veces falseada por otros directores- de una sensiblería desbocada.
No hay ninguna intención de jugar con los sentimientos del espectador, ni de manipularlo en sentido alguno. No hay tampoco suspense y, desde luego, si hay interrogantes, no hay respuestas. Del mismo modo que Haneke nos enseña la vivienda de los ancianos y cada uno de los rincones que Anne y Georges habitan, con una exactitud milimétrica que nos permite conocer el piso como si viviéramos en él, con la misma certidumbre nos muestra el ocaso de las vidas que en él discurren. No hay ningún error, nada distorsiona la mirada de una cámara que es, a la vez, nuestros ojos y nuestra conciencia.

Muchas veces, Michael Haneke se ha complacido en retratar la maldad, la crueldad del ser humano, el odio insalvable, la indiferencia culpable, la mutilación afectiva y hasta física. Él ha manifestado que Amor es su obra más tierna, y no le falta razón, comparada con sus títulos anteriores; por eso la ha titulado así, porque el sentimiento que une a sus protagonistas, esta vez, es hermoso, solidario y definitivo. Pero también es una de sus propuestas más inteligentes y, en otro sentido, más dura; su cine sigue sin tener nada de complaciente: Amor es una película íntima e intimista, difícil de contemplar, casi dolorosa; pero también, como he dicho, rigurosa y certera, bellísima, contenida en la emoción y arrebatadoramente sincera. Haneke desgarra las apariencias domésticas, muestra sin tapujos el camino que lleva del amor a la muerte, y lo hace con una lucidez  extraordinaria, con la sabiduría de un maestro, con una lección de cine en cada plano, en cada secuencia, en cada instante. Amor es una excepcional obra maestra.

Audio de esta crítica en el programa "La Rosa de los Vientos" (13-01-2013). 6:40 minutos
Si no te funciona el reproductor, puedes escuchar el audio AQUÍ o descargarte el MP3 (botón derecho "Guardar enlace como")

Trailer de "Amor"

4 comentarios:

  1. Vaya, me suena vagamente si te soy sincera, pero tiene muy buena pinta. Echaré un vistazo a ver si la echan por aquí (hay un cine pequeñito donde echan pelis internacionales, a ver si hay suerte!)
    Un saludo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que la echan, ganó el Bafta a mejor peli extranjera, así que seguro que en Escocia le abren un hueco en alguna sala :) Es la vida misma, así que no te "asustes" de la aparente dureza del tema, creo que te va a gustar.
      Saludos :*

      Eliminar
  2. Todas las películas de Haneke me han gustado, en especial 'La pianista'. Precisamente la dureza de los personajes es lo que me gusta de este director de cine. Siempre consigue que no permanezca indiferente ante su cine, pese a que no me atraen demasiado las películas de personajes.

    No sé si veré 'Amor', porque el cine introspectivo ahora mismo no es el que me apetece ver, pero admito que teniendo la marca 'Haneke', siento que puedo perderme algo que aunque se aparte de mis gustos, pueda agradarme.

    Saludos.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay prisa, Kasandra, si ahora no es tu momento para esta peli, puedes anotarla para más adelante, lo que importa es lo que comentas de que siempre te ha gustado este director y que no te deja indiferente, eso ya dice mucho de Haneke, y más de ti, así que dale una oportunidad a "Amor" cuando lo creas oportuno :)

      Besos.

      Eliminar

Gracias por participar en Mi Matrix Particular. Te esperamos pronto.

Comparte

© Trinity

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...