domingo, 14 de noviembre de 2010

Douze kilomètres a pied ça use les souliers

Después de un año sin hacer senderismo, este fue el resultado tras una pequeña ruta de doce kilómetros: las botas se desintegraron. Ya a mitad de camino, la izquierda perdió parte de su suela, y al terminar estaban las dos hechas un cristo, de manera que aún puedo dar gracias a Dios de que no se me hizo un agujero que pusiera en contacto el pie con la tierra, porque no sé cómo habría podido finalizar el recorrido.

Cuando llegué a casa y las enseñé, me dijeron que eran "una mierda de botas", pero claro, me las compré en una buena tienda de montañismo y me costaron hace 8 años 72 euros, así que tan malas no eran porque han tenido su tralla, pero es como si un rayo pulverizador las hubiera alcanzado, iba dejando trozos de suela hasta por el metro :P

Y esto me recuerda a la canción infantil francesa que dice "Un kilomètre à pied ça use, ça use, un kilomètre à pied ça use les souliers" (Un kilómetro a pie, se gastan, se gastan, un kilómetro a pie, se gastan los zapatos), sólo que a saber cuántos llevaban estas botitas a cuestas.

11 comentarios:

  1. Buf, a ver como quedan las mias, se quedaron todo el otoño e invierno a la intemperie por culpa de despistes consecutivos de mi y otros... a ver que pasará cuando me las ponga.

    ¿No te pasaria algo similar? (Que se hubieran guardado con humedad o algo por el estilo...). O quizá era simplemente eso, que llevaban tiempo sin usarse..

    ResponderEliminar
  2. jaja vaya como te quedaron cualquiera diría que te pateaste el camino de santiago, por cierto lo has hecho? yo no, ni me llama para nada. Un besote :*

    ResponderEliminar
  3. Bertil, pues llévate unas de repuesto el día que las utilices.
    Estas no tenían humedad, estaban en el armario, no sé qué habrá sido.

    Vir, me pasa como a ti, no me llama nada de nada el Camino de Santiago.
    Besitos :*

    ResponderEliminar
  4. Parece que más que por uso directamente se pudrieron por el tiempo.

    ResponderEliminar
  5. ¿Desde cuándo el tiempo pudre porque sí, sin humedad ni ningún factor que pueda estropearlas?.

    ResponderEliminar
  6. Por el poco uso tampoco se rompen, sólo llevaban 8 meses en el armario. es como si dices que un libro se estropea por estar en una estantería.

    ResponderEliminar
  7. jaja qué raro esto de las botas! Es como cuando Howard Carter entró en la tumba de Tutankamon y una flor seca que había se desintegró, sería que llevaban años en la caja sin abrir? Pero en serio que es raro, yo tengo unas Boreal hace como 12 años y están perfectas y las sigo poniendo, porque por ese precio tus botas eran buenas.

    ResponderEliminar
  8. joder!! menos mal que no te ibas de travesía de dos o tres días, si no te quedas por el camino.

    Imagínate la llamada a emergencias: "oigan, ¿pueden venir a buscarme? es que se me han desintegrado las botas"

    ResponderEliminar
  9. Jajajajajajaja Neko, no creas que no lo pensé. Al ir con un club, tienes un seguro, pero en estos casos no sé qué ocurriría, no creo que fletaran un helicóptero para algo así, pero lo que está claro es que no podía avanzar ni retroceder descalza.

    Imagino que alguien recorrería los kms. hasta el autobús e intentarían hacerse con calzado para prestarme.

    Vir, ¿sera esto el inicio de otra maldición? :-))) Miraré la marca Boreal, para cuando compre otras :*

    ResponderEliminar
  10. madre mía!!
    lo mismo has tenido algún habitante en el armario durante esos meses, aparte de las botas?? quiero decir... algo que carcomiera la goma tan rápido... menuda sorpresa te llevarias no?
    ahora alguien tiene que irse de compras... ;)

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Mi Matrix Particular. Te esperamos pronto.

Comparte

© Trinity

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...