sábado, 30 de enero de 2010

Importar contactos desde Outlook al correo de Yahoo

Para ver mi correo uso un programa cliente como el Microsof Outlook 6. Allí tengo la libreta de direcciones y sin problemas selecciono a las personas que quiero escribir. El problema era cuando no estaba en casa y me conectaba desde cualquier otro lugar; quería tener disponibles a mis contactos desde la web, y no era plan de introducir una a una a las 168 personas.

Aparentemente muy fácil, en Outlook está la opción de Archivo-->Exportar-->Libreta de Direcciones, se elige "Archivo de texto (valores separados por comas)", y obtienes un fichero TXT o CSV. En mi caso elegí un fichero de texto (txt), y como sólo me interesaba el nombre y la dirección de correo electrónico, puesto que no tengo otros datos en la ficha de la persona, desmarqué el resto de checkbox de teléfono, dirección, empresa y todo lo demás.

Después entré a través de la web en el correo de Yahoo, fui a la 2ª pestaña "Contactos", desplegué el botón "Herramientas" y elegí "Importar". Me preguntó qué archivo deseaba importar, y por supuesto, elegí el que había grabado anteriormente, en mi caso le puse "libretaDirecciones200110.txt", y le di a "Importar ahora".

Lo curioso es que sí decía que la importación se había realizado con éxito, pero cuando miraba los contactos, efectivamente estaban los nombres de las personas, pero cuando intentaba hacer una prueba para escribir a varios a la vez, los checkbox estaban desahabilitados, el típico color gris que no se puede pulsar.

¡Uhmmmm! Algo raro estaba pasando. Otra vez al proceso de exportación, en esta ocasión lo grabo como CSV, vuelvo a la web, borro todos los contactos cargados anteriormente, importo el nuevo fichero, pero vuelve a suceder lo mismo.

Me doy cuenta de que por algún motivo, las cabeceras de los dos campos que estoy intentando importar en la web, Yahoo sólo reconoce el nombre, y no la dirección de correo electrónico. Me fijo en los nombres que les da a estas dos cabeceras el Outlook, y son: "Nombre;Dirección de correo electrónico".

El primer campo, pase, pero el segundo me escamó muchísimo, "Dirección de correo electrónico" era un nombre muy largo para un campo, y Yahoo se estaba haciendo un lío. Puse los nombres que a mí me parecían más lógicos, como "Email address", "Email", "Correo", pero seguía sin funcionar.
Me pongo a navegar y navegar, y la verdad que me costó encontrarlo, pues veía ejemplos de importación desde otras herramientas, pero no específicamente desde Yahoo. Por fin di con los nombres de las cabeceras que utiliza Yahoo. El maldito nombre que le daba al campo de la dirección de correo electrónico era "Correo-e". Así que fui al fichero TXT, lo cambié a mano ("Dirección de correo electrónico" por "Correo-e"), lo grabé, repetí el proceso y todo funcionó a la perfección.

Aunque pueda parecer una chorrada, aquí lo dejo por si a alguien le sucede lo mismo, que pueda salir del paso. 

Nombres de campos para los archivos .CSV en la libreta de direcciones de Yahoo

Campo Ejemplo Nota
Nombre José
Segundo nombre M.
Apellidos Aznar
Sobrenombre Chema
Correo-e jose.aznar@lamoncloa.es
Categoría Sin archivar
Lista de distribución Todos
ID de Yahoo! chema
Privado 202-555-1212
Trabajo 202-456-7041
Localizador 202-555-1212
Fax 202-555-1212
Móvil 202-555-1212
Otro 202-555-1212
Principal trabajo
Correo-e alternativo 1 josemaznar@yahoo.com
Correo-e alternativo 2 josemaznar@pp.es
Sitio Web personal www.lamoncloa.es "http://" no es necesario
Sitio Web de la empresa www.la-moncloa.es "http://" no es necesario
Puesto Presidente
Empresa La Moncloa
Dirección de trabajo Carretera de la Coruña s/n.
Ciudad de trabajo Madrid
Provincia de trabajo Madrid
Código postal de trabajo 20123
País de trabajo España
Dirección del domicilio particular Carretera de la Coruña s/n.
Ciudad del domicilio Madrid
Provincia del domicilio Madrid
Distrito postal del domicilio 20123
País del domicilio España
Fecha de nacimiento 1/15/1945
Aniversario de boda 2/25/1970
Personalizado 1 Ana el campo se denominará "esposa"
Personalizado 2 carmen el campo se denominará "niños"
Personalizado 3 pancho el campo se denominará "mascotas"
Personalizado 4 La Bocatería el campo se denominará "restorán favorito"
Comentarios Pedirle que me lleve a dar una vuelta en su avión.

Y también la versión en inglés:
Field names for .CSV files - Yahoo Address Book
Ayuda para importar libreta de direcciones a Yahoo

martes, 26 de enero de 2010

Caí en el Facebook

Ayer me puse una fotito y entré a Facebook. Me había registrado hace más de un año para ver de qué iba, pero como no me convencía, no lo visitaba (no hacía caso de las numerosas invitaciones de gente que llegaban a mi correo) y de hecho, tuve que probar varias veces porque había olvidado la contraseña.

Sólo tengo tres amigos y me he apuntado a dos grupos, pero estoy algo así como "loca" de tanto ver muros, comentar fotos, mirar notificaciones...

Por si no tenía bastante con este blog, los blogs que sigo, los correos diarios, el chat, ahora una red social. Parece que esto está encaminado finalmente a tener más vida "cibernética" que real.

A ver cuánto duro, me da que no tengo paciencia ni tiempo para atender tantos frentes.

miércoles, 20 de enero de 2010

Certamen Luis Valtueña de fotografía

Francesco Cocco. El fotógrafo italiano es galardonado con el primer premio del certamen Luis Valtueña que celebra Médicos del Mundo.

Me han gustado mucho estas fotografías de una serie llamada "Afganistán", que ha realizado Francesco Cocco junto a la ONG Emergency. El blanco y negro sigue impactando.
Se puede visitar la muestra de este autor y otros en la Casa Encendida de Madrid hasta el 24 de enero de 2010.
Cocco, según cuenta a EL PAÍS en conversación telefónica, quiso durante su estancia en Afganistán escaparse del relato de la guerra visto desde la trinchera y recoger -siempre en compañía de la ONG- la "vida cotidiana" de la sociedad afgana. Y no deja indiferente: "La cámara -explica- te ayuda para no relacionarte afectivamente. Te protege".

Las huellas de la violencia en el rostro

El desgarro de la guerra en un animal

La discriminación e invisibilidad de la mujer afgana

NOTA, 19-06-2012: Dos años después, me entero que ha sido anulado el primer premio. Motivo: el retoque fotográfico. En la 3ª foto, la de las mujeres afganas, se ha clonado a una de ellas. Más información AQUÍ. Gracias a Alberto por comentarme la noticia.

martes, 19 de enero de 2010

Timos por todas partes

Bergie acurrucado encima del abrigo y la bufanda. 4 de abril de 2009

Voy a quejarme un poquito por aquí, que al fin y al cabo también es un lugar de desahogo.

Resulta que ayer llevé al gatito al veterinario, cogiendo el coche porque soy fiel al que tenía en mi antiguo barrio. Únicamente era para ponerle la vacuna anual, pero ya de paso le comenté que hacía tres o cuatro meses que hacía las caquillas un poco blandas, de manera que en alguna ocasión se le quedaba pegada al ano y después aparecía algún trocillo por la casa. Nada grave, pero que me gustaría que le mirase a ver qué podía averiguar.

Le pone encima de la mesa, le toca el abdomen, y después le hace el tacto rectal. El pobre animal, que es un alma de Dios, se retorció vivo, bufó, "gritó" y todo lo que pudo. Después le pincho la vacuna en un momento, y dijo que le iba a hacer una radiografía, y que si no salía nada en la radiografía, entonces le haría una ecografía. Le dije que de acuerdo.

Trae la radiografía, la pone sobre una superficie luminosa, y me dice que tiene algunas partes inflamadas en el intestino, que le pueden estar provocando esos síntomas (las supuestas inflamaciones, incluso para una neófita como yo, se veían perfectamente), aunque por otra parte puede ser algo normal y crónico en un gato de 9 años y medio. Le comento que me gustaría curarle para que no le pasara más, y me dice que le va a hacer una analítica y que como se ha puesto tan "bravo", le va a sedar para poder hacerle el tacto rectal con mayor tranquilidad, así que nos dice a mi madre y a mí que nos vayamos de la clínica a pasear y le demos una hora y media.

Después de estar por allí haciendo tiempo, volvimos a la hora estipulada. Según estábamos mi madre y yo hablando, porque estaban atendiendo a otros clientes, se escuchaban unos maullidos-lloros, así como de lamento, y aunque jamás le había oído emitir esos sonidos, sabía que era Bergie. De hecho, unos chicos que estaban en la sala de espera dijeron: "mirad, se escucha a un gato llorando" :(

Cuando nos toca entrar, me da una ecografía y empieza a llenarme la cabeza con un montón de tecnicismos, sin dejar meter baza en ningún momento, sin posibilidad apenas de hacer preguntas y con una retórica y mirada penetrante directa a los ojos con intención de imponer su criterio y "autoridad" que tiraba de espaldas. Resumen: los análisis están perfectos, está absolutamente normal de todo y no sabe de qué es esa pequeña inflamación, pero si las paredes del intestino tienen un grosor de 22 mm., lo que tiene él son 24 mm, es decir, algo casi inapreciable, con lo cual cree que puede ser algo crónico y me envía un pienso especial.

En ese momento traen al gato semi dormido ya metido dentro del transporting, encima de su mantita, y le acaricio a través de los barrotes diciéndole palabras dulces a las que está acostumbrado.

Lo espeluznante viene cuando vamos al mostrador, donde está la caja. Le digo que me gustaría llevarme el análisis, y me dice que "ya lo guarda él con todo su historial", me enseña el pienso que debo comprarle, Royal Canin Hipoalergénico, de 29 y pico euros la bolsa de 2,5 kg, y empieza a escribir en un papel que tiene varias filas. Como estaba al revés y no prestaba demasiada atención, creía que estaba traspasando los resultados de los análisis, pero no, era un recibo. Me dice: 342 euros. Casi me caigo de espaldas. Empieza a comentarme cada cosa del papel, ladeándolo para que pudiera leer algo, pues los conceptos estaban a máquina, pero los precios los ponía él a mano con una letra canija, de manera que le tuve que decir: "¿esto que es, un 7? por favor márcalo mejor".
Había cobrado todo e inclusive hecho pruebas que no le había pedido, pero fui tan tonta, que no me dio por protestar ni decir nada, a lo único que atiné es a comentarle que el pienso no me lo llevaba de allí, que lo iba a comprar cerca de mi domicilio, y que con ese importe tan alto, quería una factura, pero mientras se iba para dentro a hacerla, su ayudante ya me estaba pasando la tarjeta por la máquina, en total 312 euros del ala.

Nos metimos en el coche echando pestes, y por supuesto, pensando que era todo una cabronada y que se había columpiado al máximo, no sé si es que no tiene los ingresos que esperaba en enero, o sencillamente que le dio por hacer caja esa tarde. Pero la historieta no acaba ahí. Cuando llego a casa y abro la puerta del transporting al gato, sale todo mareadillo, como borracho, dándose contra el suelo y las esquinas y ojitos groguis. Le cojo para tranquilizarle y achucharle un poco, y le noto el abdomen como mojado. ¿Qué mojado? le doy la vuelta, y le habían cortado el pelo por debajo, todo rasurado. Algo que puede resultar una tontería, pero que siendo invierno y sirviéndole su pelaje de protección natural contra catarros y demás historias, habría sido todo un detalle que me hubiera comentado, porque a mí si me avisa, no le doy permiso para rasurarle ni leches (dejamos a un lado la estética y el aspecto que se le ha quedado al pobre animal).

Reviso la factura en casa, porque en la clínica la metió en un sobre y no me la enseñó, y sigo alucinando. Lo curioso, es que a día 18 de enero, es la factura nº 3. Qué raro, o tiene muy poca clientela, o nadie le pide factura y todo se lo lleva en negro.

Voy a detallar lo que pone:
Consulta ordinaria30 euros
Análisis de sangre60 euros
Análisis de orina24 euros
Vacuna Tetravalente43 euros
Tranquilización30 euros
Radiografía doble50 euros
Ecografía75 euros
Total312 euros

Comentarios varios. Una visita que me habría costado la consulta y la vacuna 73 euros, se ha convertido en 312 euros por la patilla, y total, sin solución, porque el gato se vino a casa tal cual, sin ningún tratamiento ni cura, tan solo que le comprara el maravilloso pienso, y encima con la sensación de que he pagado para que le "putearan".

El análisis de sangre sí di mi consentimiento para hacérselo, pero he revisado una factura justo de hace 3 años, y costaba 38 euros, ahora 60 euros. ¿Es normal esta subida en tan poco tiempo?¿Dónde están los análisis? No los vi en ningún momento, me dijo que estaban bien, pero cuando pagas una prueba, lo normal es llevártela.

¿De dónde se ha sacado lo del análisis de orina? Cuando le pregunté, me dijo simplemente: "decidí hacérselos". Pues perfecto, pero estamos en lo mismo, tampoco he visto los resultados ni me los he llevado, y no quiero imaginar qué hizo para extraer la orina al gato.

La tranquilización 30 euros. Hay que joderse, que por una inyección que le duerme, cobren esa barbaridad. Siento si voy soltando tacos a medida que avanzo, pero es que me entra otra vez la indignación.

Radiografía doble 50 euros. Le digo que qué es eso de doble, si a nosotros sólo nos enseñó una, y me dice que "le hizo otra lateral". O sea, aquí me ha chupado 25 euros porque sí, y tampoco me llevé las pruebas, se las quedó él.

Ecografía 75 euros. Esto ya es el remate. Se la hizo porque quiso, sin mi conocimiento ni consentimiento, porque únicamente se la haría si en la radiografía no salía nada, pero sí salió. Y qué milagroso y extraño, esa prueba sí me la llevé, justo la que no entiendo nada al mirarla, en cambio no análisis o radiografías que sí se comprenden medianamente.

Sablear por todo el morro, la ecografía, el análisis de orina y una radiografía, o sea, 124 euros, y todo lo demás, sin claridad, porque por ejemplo no sabía que cobraban 30 euros por sedarlo. Lo normal habría sido que me diera un presupuesto, o que me hubiera comentado: "Ten en cuenta que todo esto se va a poner en un mínimo de X", y entonces ya le habría dicho si sí o si no. ¿Y qué haces? ¿Te niegas a pagarlo? Cuando vas con la escopeta puesta, puedes a su vez tener mucha picardía, pero lo que menos me esperaba es que el veterinario de 9 años me fuera a hacer una jugarreta semejante, con lo cual no reaccioné, porque le podía haber dicho: "pues sólo llevo 100 euros, el resto ya te lo pagaré", y no pagarle nunca, o haberme puesto a discutir y armar allí mismo un pollo cuando vi todo lo que me quería cobrar.

Ahora la cuestión ya no tiene arreglo. Sí, le puedo llamar por teléfono y decirle lo que pienso, o escribirle un email, pero no va a servir de nada, porque el dinero no me lo va a devolver, y él sabe perfectamente que eso no es una praxis correcta, ni un modo legal de proceder con una fiel cliente que viene de la otra punta de la ciudad.

Podría escribir al Colegio de Veterinarios, hacer una web difamándole, entrar en todos los foros de animales a ponerle verde o denunciar a las Asociaciones de Consumidores, pero sinceramente, no tengo ganas de quemarme ni perder el tiempo, así que me contento con volcar aquí un poco mi cabreo e intentar pensar que dentro de lo malo, han descartado que tuviera algún tumor en el estómago, que es lo que temía.

El pienso lo he encargado por el mismo precio a Telemascota y me lo han traído esta tarde, además con un regalo precioso de una super manta muy suave y bonita.

Por supuesto no pienso volver, ya buscaré por aquí cerca otro veterinario, pero es una lástima que los individuos que ejercen estas profesiones liberales queden como lo que creo que son, unos auténticos piratas sacacuartos.

Edit 24/02/2014. El pienso "mágico" no sirvió de nada, salvo para provocarle una diarrea durante un mes y medio. En aquellos momentos no sabía la peligrosidad que puede suponer una colitis tan prolongada, pero a día de hoy sé que por deshidratación podría llevar hasta la muerte. Como me pareció una barbaridad de tiempo ocurriéndole eso, paré de darle el pienso que me habían mandado, y una vez más me puse a investigar por Internet, que fue quien me dio la solución. Encontré el Royal Canin Sensible 33, especial para una digestión óptima, equilibrio de la flora intestinal y demás beneficios estomacales, y el gatito ha estado estos 4 años defecando perfectamente normal, sano y contento.

Bergie con la barriga rasurada

Con un trozo de pelo de la garganta rapado, que todavía no sé por qué

Después de hacerle las anteriores fotos, ya tranquilo

lunes, 11 de enero de 2010

Nieve, nieve y más nieve

Empezó a nevar a las 5 de la tarde del domingo y no paró hasta la madrugada, así que hoy lunes este el aspecto que tenía Madrid, y por supuesto, de nuevo los colapsos y problemas para llegar al trabajo, como en mi caso, que no pude coger el coche y debido al miedo a una posible caída (no se me olvida el calvario que he pasado con la pierna) creí más conveniente quedarme en casa. Estas fotos me las han pasado mi madre y mi hermano.

Vista desde mi ventana el domingo por la noche

Al bajar a la calle el lunes

El Pardo el lunes por la mañana

Comparte

© Trinity

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...