jueves, 26 de marzo de 2015

Séptimo aniversario del blog

Muy poco que decir, tan sólo recordar esta fecha y echar la vista atrás a cuando comencé a escribir este blog. Muchas historias, muchas vivencias, se va quedando plasmada una vida sin darme cuenta, con detalles cotidianos.
Espero tener la fuerza, salud, ganas y energías de poder continuar otros muchos años compartiendo reflexiones y el tipo de cosillas que he ido poniendo por aquí durante este tiempo. El balance es positivo, y ya se apodera un poco la nostalgia. El tiempo pasa muy rápido...

lunes, 16 de marzo de 2015

El Palacio de Cristal por dentro

Uno de mis lugares preferidos del Parque de El Retiro es el Palacio de Cristal, donde durante años y años he ido a pasear, a sentarme en el césped y pasar el rato, a mirar los árboles acuáticos, las tortugas y peces del lago, y si estaba activo, su chorro. A leer en uno de los bancos cercanos, a compartir con personas allegadas o dar un paseo romántico. Por supuesto, a pasar por la caverna de piedra del lateral, sentarme y dar alguna migaja a las palomas y gorriones, que se llegaban a posar en la mano. También a observar cerquita las mesas de ancianos jugando al ajedrez u otros entretenimientos, a sacarme la típica foto con el edificio detrás o comprar a la pipera unos cacahuetes por si veía ardillas.

Este edificio es con el que se sueña cuando eres niña como castillo principesco, todo transparente. Me centro más en los que significa sentimentalmente para mí que en darle la importancia histórica y arquitectónica, que se puede consultar en los enlaces anteriores.

Durante toda mi vida lo había visto solamente por fuera, la novedad fue que a inicios de octubre de 2013, pasé a mediodía por allí, y ¡oh maravilla, estaba abierto! No dudé en entrar, como si se tratara de un lugar mágico, sin poder parar de mirar hacia arriba y dejarme acariciar por los rayos de sol otoñales que atravesaban los cristales.

Hay lugares atemporales y recurrentes, de los que no se recuerdan todos los detalles de tantas experiencias vividas y a los que se vuelve una y otra vez. Éste es el caso de El Palacio de Cristal en pleno corazón de Madrid, de ese pulmón de la naturaleza que es nuestro Retiro. Sólo me queda el sueño de poder pasear en buen tiempo con una persona muy querida que aún no lo conoce, y si ese día pudiéramos visitar también el interior, ya sería la bomba :-)

Dedicado con cariño a las personas que me dan Luz

El Palacio de Cristal por fuera


Nada más entrar, me giré y la puerta tenía este aspecto


 La combinación de luz, cristaleras y árboles daban un aspecto maravilloso al lugar


 Era una hermosura mirar hacia arriba y ver el cielo desde el interior, mientras los rayos del sol calentaban


Otra vista de las bóvedas del techo


 Cualquier ángulo, columna, trazado, tenía una belleza singular


La gente disfrutaba de lo lindo, pues por dentro es muy espacioso. Un chico chino me pidió que le sacara una foto, y fue la irrisión, porque esperaba que estuviera modosito y pegó un salto y puso caretos. Quedó muy bien, muy chisposo :)


 Creo que la mayoría de las personas entraban sin saber muy bien por qué estaba abierto. También me recuerda a un espacio idílico dentro de un balneario, de los que se describen en las novelas del XIX, o uno que me viene a la memoria que aparece en la película "Ojos negros"

 Un espacio de ensoñación, introversión, reflexión, charla, disfrute. Un gusto para los sentidos


Desde las escaleritas de fuera, una vista hacia el interior mientras paseaba un cowboy :P

Otras entradas de El Retiro en este blog:

Comparte

© Trinity

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...