viernes, 25 de junio de 2010

Harakiri

Lo mejor de una película es que te sorprenda, por eso casi nunca suelo mirar de qué va cuando me dispongo a verla. Sé que si está entre mis DVD's, es porque me la ha recomendado alguien con buen criterio, o lo he leído en algún sitio de fiar de internet.

Así que me siento, cojo las pipas y la horchata, y enciendo el reproductor. En esta ocasión las dos horas y pico se me pasan volando. "Harakiri" (Seppuku, 1962) de Masaki Kobayashi, es una película japonesa que aguanta perfectamente estos cincuenta años desde que se rodó, la podría ver dentro de otros cincuenta y seguramente me parecería igual de magistral. Cuando termina ato cabos, y creo que la tenía porque de los clásicos, sólo había visto películas de Kurosawa, Ozu o Mizoguchi.

Es una historia ambientada en el siglo XVII, en un momento en que las turbulentas guerras civiles han cesado, miles de samurais no tienen trabajo y malviven en la miseria. El protagonista, Tsugumo, un ronin casi indigente, decide ir a casa de un rico señor, para pedirle llevar a cabo en su mansión el ritual del harakiri (sepukku en japonés), pues prefiere morir con honor que seguir en la más absoluta pobreza. Ese es el punto de arranque de la historia, donde no sólo va a haber narraciones en flashback, sino que a partir de ahí, se van contando una serie de hechos, con un ritmo especial, una tremenda fuerza visual y una maravillosa fotografía, consiguiendo de una manera extrañamente "tranquila", mantener la intriga de lo que va a suceder.
Destaca de una manera sobresaliente la interpretación de Tatsuya Nakadai, que no me parece japonés, con esos ojos tan redondos.

La película da mucho que pensar, pues se cuestiona el Bushido, el código de honor de los samurais, además de tratar del orgullo, el amor, el sacrificio, las dificultades para salir adelante, la valentía, la hipocresía, la compasión y otros sentimientos universales.

Lo malo de ver estas "rarezas", es que después no las puedes comentar con nadie, por eso me voy a filmaffinity a mirar las críticas. Hay una que me ha hecho especial gracia, me puse a reir a carcajadas, porque está escrita por un vacilón, alguien a quien le ha gustado la película pero la cuenta como si estuviera hablando un chaval de 18 años en el botellón del parque :D. Es un SPOILER como una casa, así que si no quieres saber nada del argumento, ya sabes, no pulses.

jueves, 24 de junio de 2010

Jazz-Swing

El viernes pasado estuve viendo a la Leganés Big Band. Alrededor de veinte músicos tocando al más puro estilo de las orquestas de los años 40, swing, jazz, funky-jazz y ritmos latinos. De hecho cerraba los ojos en los clásicos de Glenn Miller como "Moonlight serenade", "En forma" (In the mood) o "American patrol" y no se diferenciaban ni en una nota de las versiones originales. Unos virtuosos totales, se nota su formación clásica.
Otras piezas de Tommy Dorsey y algunas más "cañeras" que no conocía. Y los bises, el mambo nº 8 y nº 5 de Pérez Prado. Todo un gusto poder disfrutar de este tipo de música en tiempos de tanto reggaeton :).

El simpático clarinetista, Víctor Muñoz, marcándose un solo.
A mi compañera le dio la risa en el mambo, cuando empiezan: "1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, maaaaaaaaambo, iuhhhhhh". Ese "iuhhhhhh" lo hizo este muchacho con mucho arte

Vídeo de la Leganés Big Band tocando "Sing, sing, sing" de Louis Prima

Mundial, mundial

Estamos en plena fiebre con el Mundial de Fútbol de Sudáfrica 2010. No hay lugar por el que se pase donde no cuelguen banderas de España en los balcones, terraza que no tenga una pantalla gigante para que la gente se pueda tomar los piscolabis sin perder detalle de la actualidad deportiva o establecimiento que no saque alguna oferta relacionada, como la del Burguer King con Manolo el del bombo.

A mí me da un poco igual todo, porque el fútbol no me entusiasma. Aún así, he visto el México-Francia y la segunda parte del España-Honduras. Y es que hasta los más reacios caemos ante lo que parece inevitable: tragarse algún partido. Seguro que los forofos consideran el mes de junio como el del Mundial, yo simplemente como el de la llegada del buen tiempo y el veranito.

El pub del barrio con la banderita tu eres roja, banderita tu eres gualda

Una casa en un bajo, con la bandera de habitación a habitación. Les tapará luz, pero no importa, mejor tener un "toldo" patriótico, que pasar inadvertidos :p

Otro edificio con las banderas. En este caso era curioso, porque la más grande era de Brasil, aunque la cámara no la haya pillado

Detalle del torito bravo colgando por la ventana

En esta fachada parecía que había dos banderas, pero la de arriba es la toalla de la piscina secándose al lado de un bikini :)

jueves, 17 de junio de 2010

Sencillos deseos

Sencillos Deseos

Hoy quisiera tus dedos escribiéndome historias en el pelo
y quisiera besos en la espalda
acurrucos
que me dijeras las mas grandes verdades
o las mas grandes mentiras
que me dijeras por ejemplo
que soy la mujer mas linda del mundo
que me querés mucho
cosas así
tan sencillas
tan repetidas,
que me delinearas el rostro
y me quedaras viendo a los ojos
como si tu vida entera dependiera de que los míos sonrieran
alborotando todas las gaviotas en la espuma.
Cosas quiero como que andes mi cuerpo
camino arbolado y oloroso,
que seas la primera lluvia del invierno
dejándote caer despacio
y luego en aguacero.
Cosas quiero como una gran ola de ternura
deshaciéndome
un ruido de caracol
un cardumen de peces en la boca
algo de eso
frágil y desnudo
como una flor a punto de entregarse a la primera luz de la mañana
o simplemente una semilla, un árbol
un poco de hierba
una caricia que me haga olvidar
el paso del tiempo
la guerra
los peligros de la muerte.

Gioconda Belli

lunes, 14 de junio de 2010

Paseo por la Feria del Libro

El domingo me di un paseo por la Feria del Libro de Madrid, ya que era el último día. No llovió, así que hubo suerte para hacer el recorrido por las 300 y pico casetas. Llevaba el dinero justo para no gastarme más de la cuenta, pero hice uso de los autobuses móviles para sacar pasta, porque veía que no iba a poder ajustarme a los 30 euros iniciales de presupuesto, aunque me beneficiara de los pequeños descuentos que suelen hacer.
Mucho público y ambientazo, con terrazas a tope y gente por todas partes. Como había olvidado en casa la lista de recomendaciones en las que suelo apuntar los que me dice la gente y me parecen interesantes, tiré por clásicos que sabía que no me van a decepcionar. Uno de ellos, dedicado, que siempre gusta.


Firmé en contra de las corridas de toros promovido por El Refugio (información de la campaña en dosorejas.org)

Mis compras: "Expedientes del misterio" de Bruno Cardeñosa, "Diario de un emigrante" de Miguel Delibes, "Cuentos de la Alhambra" de Washington Irving y "Crucero de verano" de Truman Capote

miércoles, 9 de junio de 2010

Toledo, ciudad añorada

Hacía nueve años que no visitaba Toledo, una ciudad a la que siempre me he sentido muy unida por vivencias personales y porque tiene un magnetismo especial. Al regresar, la he encontrado exactamente igual de bonita y mágica, provocando en mí las mismas ganas de perderme por sus calles y recorrer cada rincón.

La primera parada es en la muralla, en el encantador Hostal del Cardenal, un lugar con un aire casi novelesco, un jardín lleno de calma, arrullado por los sonidos del agua de las fuentes, mesas dispuestas para una cena romántica y el sitio ideal para perderse unos días en buena compañía

Entro al casco antiguo por la puerta árabe de Alfonso VI, también llamada Puerta Vieja de Bisagra

Como el jueves anterior fue el Corpus Christi, las calles y los balcones estaban primorosamente adornados

Al pasar por la Puerta del Sol, el acceso más importante a la ciudad, de estilo mudéjar, me fijo en una pequeña puerta que hay a la derecha con escaleras empinadas, que van ascendiendo en forma casi de caracol. Sin saber muy bien a dónde llevaban, subo y la sorpresa es enorme: al llegar arriba se divisan unas vistas espectaculares

La plaza Zocodover tenía ambientazo, había una convención nacional de encaje de bolillos

Un paseo en el zocotren. Las fotos están regulín, porque con la calidad de la cámara del teléfono y el trenecito dando botes, no se puede lograr la perfección ;).
El puente de Alcántara y el Alcázar al fondo

Un cigarral, típica casa de campo toledana, donde imaginariamente situamos a Gabriela, el personaje de la clase de creación literaria :p

Hora de comer menú del día: pisto y chuletillas de cordero. De vuelta al centro de la ciudad, por la calle del Comercio, se pueden ver estos balcones adornados con motivo del Corpus

La majestuosa catedral

Portón del pasadizo de Balaguer (antiguamente, "Pasadizo de la ciudad"), que comunica la plaza del Consistorio con la calle de la Ciudad. Al pasar por él, además con un señor tocando la guitarra, te transportas a otra época

Tienda de souvenirs, en un local algo antiguo

Mirando hacia al río cerca de la casa de El Greco, se divisa a la izquierda, las Cortes de Castilla-La Mancha

El río Tajo

La sinagoga del Tránsito. No entré en ningún edificio, porque el buen tiempo invitaba más a pasear y mirar desde fuera

Torre mudéjar (siglo XIV) de la iglesia de Santo Tomé

Compré un montón de dulces típicos y yemas en el convento de San Antonio de Padua. La monjita sacó todo tipo de cosas a cuál más tentadora, pero no se me ocurrió hacerles fotos, así que pongo de una tienda de productos de la tierra, como recuerdo de la riqueza gastronómica

Comparte

© Trinity

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...